LOS PADRES CON HIJOS DISLÉXICOS
Escrito por Vicente Martins
Sáb, 06 de Dezembro de 2003 03:00
Imprimir

Los padres con hijos disléxicos

Vicente Martins

Vicente Martins es profesor de Educación Especial y Lingüística de la Universidade Estatal Vale do Acaraú (UVA), de Sobral, Ceará, en el Brasil.

 

1.   Introducción

 

Uno de los reclamos más frecuentes de los padres con hijos en la edad escolar, es la que las instituciones de enseñanza públicas o privadas, populares o burguesas no han dado una respuesta correcta y en el momento adecuado a los niños que presentan dificultades de lectura y escritura en la enseñanza básica.

Las dificultades en lecto-escritura alcanzan a ricos y pobres, blancos y negros, europeos y latinos, que están en los bancos escolares del mundo.

Para que se tenga una idea de las dificultades de las escuelas, en las instituciones, decimos que entre 10 y 15 por ciento de la población en edad escolar va presentar, en clase, algún tipo de dificultad del aprendizaje.

La escuela todavía no responde, eficazmente, a los desafíos de trabajar con las necesidades educativas de los niños con deficiencias en el aprendizaje, especialmente las que son relacionadas con las dificultades del lenguaje como dislexia, disgrafia y disortografia.

La dislexia ocurre cuando un niño no lee bien o no encuentra sentido delante del texto escrito. La disgrafia y la disortografía se manifiestan cuando existe la dificultad en el plano de la escritura o del acto de escribir.

Son problemas difíciles que preocupan el padre porque saben que el éxito de la escuela de sus hijos depende, y mucho, del aprendizaje eficiente de la lectura, escritura y ortografía.

2. Desarrollo de la eficiencia Lectoescritora

No son pocos los relatos de la ansiedad de los padres al confrontarse con dificultades para adquirir un buen desarrollo del lenguaje verbal, oral y escrito de sus hijos.

La lectura y la escritura son dos habilidades complejas e imprescindibles para la adquisición de las demás habilidades en la escuela como la de calcular y contemplar los conocimientos históricos acumulados de las civilizaciones.

Los padres en sus relatos demuestran que niños en fase educacional, a los 8 o 9 años de edad, presentan lectura y escritura defectuosas. El cambio de letras en la escritura o cambio de fonemas cuando se habla o se lee es uno de los principales índices de las dificultades lectoescritoras.

La falta de planeamiento en al acto de escribir o falta de comprensión lectora, después de la lectura del texto, son indicadores del grado de complejidad de la lectoescritora en el ambiente educativo.

En esa edad, particularmente en el primero ciclo de la educación formal y sistemática, en la enseñanza básica, la preocupación de los padres se vuelve para los primeros indicios de los defectos lingüísticos.

La tesis de que la escuela es una fábrica de lectores malos no debe ser descartada en ese momento. No se trata de encontrar culpables, y sí buscar las raíces del fracaso de las escuelas.

La escuela, aunque sea una institución antigua, todavía esta gateando en la enseñanza científica de las lenguas maternas y extranjeras.

La ausencia del método eficaz en la enseñanza de las escuelas, por falta de soluciones del sistema político o falta de aptitud de la gestión pedagógica, es tenido como la causa más importante del fracaso del enseñanza de la lectoescritura y, la insistencia en equivocaciones, acaba por generar, a lo largo de una década de formación básica, un aprendizaje defectuoso, causando una serie de problemas con las letras.

La escuela no se ha dado cuenta que enseñar bien es favorecer la memoria a largo plazo de los niños, para que almacenen informaciones y conocimientos por un largo periodo de vida.

Asimilar bien el contenido de la escuela debe ser verdaderamente la ultima finalidad de las escuelas. En un lenguaje común, enseñar para la vida es enseñar a pescar y no limitarse a regalar el pescado: es enseñar a aprender.

El significado de aprender debe por lo tanto ser visto como una asimilación activa. Aprender de tal modo que, en la ultima etapa de educación básica, en la enseñanza media, los jóvenes tengan un desempeño eficiente o satisfactorio en la hora de leer un libro o de escribir un texto para concursos o pruebas de Universidad. Sin una memoria a largo plazo es difícil el acceso al léxico en la hora de escribir un texto o hacer lecturas. Leer para aprender empieza por una lectura comprensiva de una obra literaria, como los clásicos de la literatura Brasileña ( Machado de Assis, Aluisio Azevedo, Ráchale de Queiroz y otros) y no limitarse a responder solo los formularios de lecturas, anexas en el libro.

Leer, pues, es concluir ideas y construir, atribuir sentidos, significados plurales, al lo que ha leído, de modo que aplique informaciones y reconocimientos adquiridos en la vida universitaria y personal.

Una obra, como O Cortiço, de Aluisiso Azevedo, no podrá ser traducida solo como descripción del cuadro social del Rio de Janeiro en finales del siglo XIX, sino como una critica del autor, naturalista, a la forma predatoria con la cual Portugal dominó el país en el periodo colonial.

La escuela insiste en cuestiones generales como “¿qué modalidad tiene esta obra?", "¿a qué escuela pertenece el actor X o Y?", “¿quién es el personaje? "... . De esa manera la escuela funciona como un cementerio oficial de lectores hábiles. Algunos profesores, en esos cementerios lectores, no funcionan como facilitadores y estimuladores del aprendizaje eficaz, sino verdaderos lavadores de cerebros de la lectura.

Muchas veces las preocupaciones de los padres con la función de lector de los hijos son aparentemente pequeñas. Algunos padres por cierto, exageran en las expectativas de sus hijos en lo que se refiere a escritura o a lectura, pero la falta de confianza para el padre es un buen indicio de lo que realmente puede estar ocurriendo en la formación lectoescritora de su hijo. La sociedad escogió, entre las instituciones sociales, la escuela para trabajar con los cerebros de la lectura y de la escritura de nuestros hijos. Ocurre que muchos niños, con dificultades lectoescritoras, especialmente de falta de habilidad lectora, no llegan a la comprensión significativa del asunto de la obra. A padres y profesores, les gustaría que sus hijos lectores, llegasen después de una lectura de una obra a la comprensión de las palabras y de su mecanismo de funcionamiento.

Un mal lector, en enseñanza media, puede ser generado en el periodo de la enseñanza básica. Por ejemplo, algunos alumnos con dificultades especificas de lectoescritura en el final del primero ciclo de enseñanza básica hacen cambio de fonemas y grafemas como t/d, f/v, b/p, principalmente.

¿Qué hacer si la dificultad de los educadores está en la palabra, en la enseñanza gráfica y no en el texto como un todo?¿ Alguien que tenga dificultad en comprender una palabra tendrá alguna posibilidad concreta de comprender bien una frase? ¿Habrá sido eficiente la educación infantil o la clase de alfabetización, en cuanto al desarrollo cognitivo y lector de los niños, en la preparación para lectura inicial o intermediaria?

Muchos padres, sin una respuesta eficaz de la escuela, buscan, fuera del ambiente de la escuela, profesionales como foniatras o logopedas, pediatras, neurólogos y psicopedagogos en busca de la superación del problema. Muchos profesionales, por su parte, actúan, prontamente, en la preeducación del lenguaje verbal, sugieren caminos, pero las dificultades de lectoescritora son especificas de la lectura y de la escritura.

Los que se aventuran a comprender y a intervenir, profesionalmente, en la terapia de las habilidades lingüísticas, deben conocer la teoría, el proceso y desarrollo del lenguaje. No es casualidad que, hoy, profesionales de salud (más que los profesionales) son grandes lectores y autores de obras relacionadas con las patologías del lenguaje.

Existe una medicina pedagógica que ya ocupa el espacio dejado por los pedagogos tradicionales cuando están delante de situaciones en que los niños no aprenden a escribir y a leer bien a pesar de tener las condiciones objetivas ofrecidas para una formación eficaz.

Con la ayuda de esos profesionales de la educación y preeducación lingüística, que se dedican à terapia del lenguaje, así como el diagnostico y intervención psicopedagógica, el problema da dislexia, disgrafia es soportado, compensado pero no significa la superación definitiva de los disturbios.

3. La falta de respuesta de la escuela en la enseñanza lectoescritor.

Los problemas de lectura y escritura deberían tener respuesta eficaz en el medio educacional, en un trabajo interdisciplinario, contando con la ayuda externa de profesionales de psicología, de fonoaudiología y de la medicina (pediatría y neurología.)

Las soluciones de problemas lingüísticos deben ser respondidos por que todos aquellos que actúan directamente con el lenguaje ( todos los profesores son profesores de lenguaje, en pontecial), de modo que presente soluciones internas, sin perder de vista las especificaciones del proceso lectoecritor, lo cual tiene una naturaleza didáctica y, por eso las mismas soluciones deben venir del propio ambiente y de la dinámica de la escuela.

El profesor, principal agente del proceso preeducador, debería o debe ser el más aplicado, o cualificado, en las cuestiones que si refieren a pedagogía de la lectoescritura.

Sin un trabajo consistente de la escuela, los cambios de letras simétricas, por ejemplo, normalmente siguen en la fase adulta. En algunos casos, con menos frecuencia. Otras veces, una síndrome que acompañará los niños, los jóvenes y los adultos por toda su vida.

Es necesario el trabajo de preeducación lingüística, es decir, formar una conciencia lingüística, especialmente la conciencia de los sonidos de la habla.

El papel de la escuela es enseñar bien el sistema fonológico de la lengua, su distribución, su clasificación y su variación. La escuela necesita enseñar, desde pronto los conceptos lingüísticos, de vocal y consonantes, en la enseñanza de la lengua materna.

Es esa conciencia fonológica o lingüística que hará con que los niños, al escribieren palabras con letras simétricas ( p, b, p, q), piensen a respecto del proceso de la escritura alfabética.

Una de las consecuencias de la falta de la conciencia fonológica es, en la escritura formal que los alumnos saltan letras, por ejemplo: glóbulos/ gobulo

Cuando cambios, omisiones y substituciones de fonemas ocurren en el proceso de la lectoescritura, no tendremos dudas que la escuela ha sido omisa en le enseñanza fonológico eficaz de la lengua materna.

4. Defectos en el aprendizaje de la lectoescritura

Hablar y escribir son dos habilidades complejas en el medio de las habilidades lingüísticas. Expresarse verbalmente, orla o por escrito, es una habilidad que no nace con el ser humano.

La escuela es, para las instituciones sociales, la escogida por la sociedad para el desarrollo de las habilidades de la lectura, escritura y habla.

La habla, debería ser, para las escuelas, la habilidad inicial, básica, punto de salida, para un trabajo más eficiente en la formación lingüística de los niños.

La escuela, todavía, tiene domado la habla espontánea, particularmente la resulta de la variación popular, como una expresión equivocada, lo que acabamos llamando de Prejuicio Lingüístico.

Los padres y educadores o todos los profesionales que operan con diagnostico y intervención sicolinguisticas deben estar atenta a la edad de adquisición lingüística.

A parte de un determinante constitucional, el acceso obligatorio de los niños al enseñanza básica, a partir de los 7 años de edad, corresponde también a una etapa importante para su desarrollo, sus capacidades y habilidades lingüísticas.

A partir de los 8 y 9 años de edad y ya en el final del primero ciclo del enseñanza básica, é importante que los educantes estén proficientes en la escritura y lectura inicial.

La excelencia de la enseñanza es un indicador importante del éxito escolar. Cuando existe dificultades significativas y insistentes en la escritura o en la lectura inicial o intermediaria de los niños, podemos decir que, de alguna forma, ha un fracaso de la escuela.

De hecho los familiares deben doblar sus atenciones a lo que se refiere a expresión oral o escritura de sus hijos para verificar y corregir los defectos del aprendizaje de la lectura y escritura de los niños.

Los cambios, substituciones y omisiones de fonemas en la habla o en la escritura, reflejan deficiencias en el aprendizaje lectoescritor.

Los cambios de fonemas como p/b, p/q, f/v, entre tantas unidades sonoras y distintivas del sistema de consonantes portuguesas, por ejemplo, en esa fase, reflecte muchas veces, una deficiencia lingüística en la formación inicial (la alfabetización) de los niños.

Un niño que cambia fonemas en la habla o que se lió en la o que corresponde a grafema-fonema parece sugerir, para los educantes y lingüistas que existe una deficiencia en la formación pedagógica.

Sabemos que muchas deficiencias están enraizadas en la propia pedagogía. Muchos de nuestros alfabetizadotes, aún que tengan experiencia tienen deficiencias de formación para el magisterio de la escuela.

En las escuelas, a veces, ocurre una mala instrucción del enseñanza de lectura o escritura. Pensemos primeramente, como una ocurrencia involuntaria. Todavía, trae a los largos años de formación de la escuela, consecuencias serias para el proceso lectoescritor.

Un profesor o profesora de educación básica, que dice que la vocal es una letra o que no sabe separar, en una palabra, la cantidad de fonemas y letras, seguramente, no conseguirá suministrar un enseñanza sistemática segura y coherente. Su alumno, ciertamente, tendrá dificultades de deletrear o mismo pronunciar algunas palabras.

Una escuela, que enseña, por ejemplo, termos, en el sistema fonológico del portugués, no más que 5 vocales, esta dando bases precarias, de orden metalingüística, para la lectura , o que genera un educante a adquisición de una dislexia pedagógica.

Sabemos que en portugués son 12 vocales. Son 7 vocales orales: /a/, /é/, /ê/, /i/, /o/, /ô/ y /u/ y 5 nasales: /an/, /en/, /in/ /on/ y /un/.

Vocales son los sonidos de la habla. Vocales no son letras. Vocales son fonemas, o sea, unidades sonoras distintivas de la palabra. Vocales tienen haber con la lectura. Sin ese entendimiento no ha como conocer un enseñanza a favor de la conciencia metalingüística de los sonidos de la habla.

Las letras que representan las vocales o sonidos del habla tiene una estrecha relación con la escruta.

La decodificación, fase importante en la lectura, anterior a comprensión lectora, requiere el reconocimiento de las letras y grafemas, de las diversas manifestaciones gráficas de los grafemas en el sistema escrito.

Leer y escribir se complementan, pero no son habilidades que tiene niveles homogéneos. Hablar bien no es garantía de una buena escritura. Escribir bien, tampoco, garantiza una buena lectura.

Quien lee amplía más su conocimiento previo en la hora de escribir, pero, ambos, escritura y lectura, son procesos que tienen sus especificaciones.

Como dice, en una palabra: la escritura no es el espejo de la habla. Como se dice, como se habla, como se pronuncia el nombre de las personas o objetos, no es, necesariamente, como se escribe. No hay una correlación entre el fonema o sonido de habla con la escritura, con los grafemas.

En casos que los niños presenten, insistentemente, el cambio de letras, podemos suponer, por ejemplo, una dificultad por motivación fonológica.

Una información lingüística o meta fonológica en el proceso de formación escolar diferencia la habilidad lectoescritora de los niños. Quien aprende a reflexionar la lengua comprenderá mejor sus errores y vicios de lenguaje.

La fonología, parte de la gramática, que trata de los fonemas, es muy importante para la escritura y para la articulación de las palabras.

Miramos, por ejemplo, los fonemas /t/ y /d/ son consonantes linguodentales.. Una sorda (/t/). La otra sonora(/d).

Los padres deben estar atentos a lo que se refiere a la articulación de los fonemas. Deben empezar observando atentamente el habla espontánea, típica de sus hijos.

Preguntas como “¿qué ocurre con la escritura después de un dictado? o ¿están siendo bien articulados por sus hijos en la habla espontánea o en la lectura de textos escolares?” Deben hacer parte del centro de interés pedagógico y preocupación familiar de los padres.

Entonces, si no están aprendiendo bien la estructura fónica de la lengua, ¿ qué tal un trabajo con las cuerdas vocales, para que noten la diferencia cuanto a la sonoridad?

Es una hipótesis importante. En general, cuando ocurre ese déficit fonológico, esa hipotes será confirmada en la pronunciación o deletreo de las consonantes labio dentales, como: /f/ y /v/ e el labio dentales /p/ y /b/.

Los padres, con o sin formación superior, deben tener la costumbre de abrir las gramáticas escolares que infelizmente, traen reglas poco claras. Aún así. Las gramáticas traen informaciones que pueden aclarar, por deducción, reglas, a partir de las informaciones de los actos o fenómenos lingüísticos.

Quien lee una gramática sin preocuparse con la memorización de las reglas, y sí, comprometido realmente en aprenderlas, acaba sacando dividendos del metalenguaje gramatical: La explicación de código por código.

Es interesante que la clasificación de las categorías gramaticales o la terminología da la teoría del lenguaje, muchas veces son motivadas, traen un bien griego-latina del lenguaje se confundiendo con el ser, con la cosa, como acto gramatical.

Un adverbio es una categoría que modifica el verbo (el adjetivo y el propio adverbio también) por que un “ad verbo”, es decir, una categoría gramatical que se queda próxima al verbo. El adverbio es una categoría que se combina la la estructura oracional con el verbo, complementa su sentido en varias circunstancias (modo.compania y negación). La gramática normativa no enseña así, mas la terminología nos sugiere esta educación lingüística por la palabra.

La nomenclatura de la gramática normativa, normalmente, es motivada, sugestiva y así, acabamos por llegar a una conclusión de la operación lingüística.

La gramática enseña que antes de P y B no se escribe N y si M, mas no explica nada. Prescribe reglas. Entretanto, se nos fijarnos bien /b/, /p/ e /m/ son fonemas bilabiales. El fonema /n/ es lengua dental. Por lo tanto debemos escribir M y no N. Es, pues, una regla fonológica. Luego, una buena explicación del fenómeno fonético, presente en la regla de arriba, enseñada desde pronto en la enseñanza básica, promoverá la conciencia metafonológica de los niños.

De ese modo, los padres no deben tener cualquier ceremonia para abrir una gramática o un diccionario escolar con la tarea de enseñar la lengua materna.

A los hijos, con dislexia escolar, puede un padre o una madre (o mismo un hermano más grande) abrir la gramática. En la parte relativa a fonología, y mirar el cuadro de consonantes de la lengua portuguesa.

Las vocales son, más simples, son distribuidas en central (/a/), anteriores (/ê/, /é/, /i/) y posteriores (/ô/, /ô y /u/), siempre sugiriendo una explicación, una descripción para el funcionamiento de los fonemas en el contexto de la palabra.

¿Por que decimos / Pedru / si la palabra < Pedro>termina con la letra O? Leemos fonemas. Escribimos letras. Las letras no solo representan, en la escritura, los sonidos de la habla.

La familia observará, leyendo las gramáticas escolares, como son clasificados los fonemas en cuanto al modo y su punto de articulación. Un ejercicio operatorio con articulación o producción de los fonemas es de gran valor en la enseñanza de la lectoescritura. Por ejemplo:

A) La familia debe hacer su educación o preeducación lingüística. Articular cada fonema, vocal y consonante. Observar cómo su hijo esta pronunciando los fonemas.

B) Enseguida, pedir para que su hijo o hija mire el movimiento de sus labios cuando articulan fonemas y algunas palabras del cotidiano (papa, bola, cuaderno, cuchillo, tarea, etc.)

Quien aprende a mirar, observar, aprende a teorizar. La palabra teoría, de origen griega, quiere decir “ aquello que viene del mirar”. Quien mira aprende a pensar. Quien piensa la lengua, cuando habla, lee, escucha o escribe, es capaz de hacer reflexión metalingüística.

C) Pedir también que imiten su articulación de sus sonidos es un modo antiguo, tradicional, pero interesante de aprender. Existe una frase hecha latina que dice: a repetitio studiorum mater est ( la repetición es la materna del conocimiento) la repetición acaba por dirigirlos a la conciencia de los fonemas.

Un padre o una madre que se disponga a enseñar, aunque no sea un profesional de lingüística, podrá con ese procedimiento ayudar en la formación lectora de sus hijos.

La familia tiene un importante papel en la formación escolar de su hijo!

5. Desarrollo de la capacidad de aprender.

Es necesario que la escuela enseñe a sus alumnos, especialmente los de educación primaria, cómo se hace realmente, el proceso de la adquisición del conocimiento del lenguaje.

Los niños, desde pequeños, necesitan entender cómo se procesa la información y los conocimientos en el cerebro humano. El almacenamiento, por largo plazo, de las informaciones lingüísticas, imprescindibles para el habla, la escritura, la lectura y la comprensión oral.

Tal educación servirá no solo para la lengua materna sino que también para las demás disciplinas escolares.

En un cálculo como el 34 x 76 hay mucho que enseñar aparte de su producto final.

Algunos profesores de matemáticas o lengua se concentran en el resultado de la instrucción formativa, en el cómo van a valorar cada etapa hecha y ganada por el alumno.

Una prueba formal valora el lenguaje y permite que los niños aprendan una vez más. La prueba “escolar “, al opuesto, juzga los niños por el lado del proceso de formación.

Cuando pensamos en lectoescritura, una operación elemental de multiplicación, por ejemplo, llega a ser revelador el proceso cognitivo a que los niños están sometidos en la hora de operar cálculos en la mente y en el papel, visto que esta operación elemental se realiza con el cálculo de la suma de “n” parcelas iguales a un número “m”

La Matemática y la escritura están bien próximas, es decir tienen una naturaleza procesal y cognitiva.

De hecho tendríamos los siguientes procedimientos en el caso de la multiplicación:

a) Distribución espacial, de los factores que participan de las operaciones de matemáticas, es decir, 34 y 76.

b) Efectuamos, una operación entre multiplicador y multiplicando. Observaremos que en ese caso el multiplicador es el factor que indica cuántas veces hay que tomar el otro para efectuarlo. El Multiplicando es el número que se tiene que sumar tantas veces son las unidades del multiplicador.

c) Por fin, llegaremos a un producto, es decir el resultado de la operación.

La dialéctica, como fundamento de la metodología procesal en la educación de las habilidades lingüísticas y matemáticas están presentes, por lo tanto, en las matemáticas elementales o en la producción del texto discursivo o disertativo. Un texto es un proceso constituido de fases:

a) Introducción

b) Desarrollo y

c) Conclusión

Una multiplicación de 34x76 podría hacerla en una clase de producción escrita donde se enseña y describe, por analogía, la estructura básica de un texto.

En el momento de la evaluación, la idea de proceso educacional vuelve a ser el centro de la atención docente. La evaluación formativa tiene como objetivo el proceso, el reconocimiento de que los medios son importantes para la finalidad del aprendizaje.

Los niños necesitan aprender y saber esas informaciones del lenguaje, de la lectura, de la escritura y del cálculo con seguridad y de manera segura y clara.

Quien tiene presente estas premisas, enseña. Quien enseña, debe saber los contenidos, para repasar, gradualmente, al alumno. La escuela necesita llevar a los niños al mundo del conocimiento. Los niños son los regentes del mundo del saber.

En las calles, los niños aprenderán informaciones metalingüísticas como conceptos de lengua, habla, vocal, semivocal, dígrafos, etc. Harán, claro, hipótesis, aprendidas de la habla espontánea

Un niño aprende en la calle la expresión “toy maluco”, pero solo la escuela es capaz de advertir que, en el leguaje culto, la forma ideal, de una sociedad burguesa es, “yo estoy maluco”, teniendo en cuenta que la lengua, por su naturaleza social, sufre muchas alteraciones en su forma y contenido.

Por eso, la escuela, puede decir que la lengua histórica, por una serie de transformaciones lingüísticas y estructurales, en función de la dinámica social y variaciones geográficas y sociales propias de los idiomas modernos, ha transformado en una forma verbal consagrada, por las gramáticas, como eruditas, como por ejemplo: estoy, en toy en el lenguaje popular. Aprender el funcionamiento de la lengua es muy interesante.

Es en la escuela, con buenos profesores, donde los niños aprenderán que las informaciones del metalenguaje de la lengua materna, les darán habilidades requeridas para la lectura y para la sociedad del conocimiento, dentro y fuera de la escuela.

En las casas, la tarea del refuerzo de lo que se enseña en la escuela es un importante complemento. Es necesario que los padres hagan parte del proceso.

La educación escolar, de calidad, comprometida con una educación productiva, es un deber del Estado y de las instituciones de educación públicas o privadas.

De otra manera, la educación lingüística, del escribir y aprender, del leer para aprender es obligación también de los familiares. Es una responsabilidad social de los que dirigen al desarrollo humano, para la calificación del trabajo y ejercicio de la ciudadanía.

Cuando nos referimos al conocimiento, la sociedad debe responsabilizarse en la tarea de garantizar la calidad del acceso de la educación a todos que desean conocer y aprender el saber acumulado históricamente por la humanidad y favorecer la educación lingüística de su nación.

6. Bibliografía

1. CAMPS, Anna, RIBAS, Teresa. La evoluación del aprendizaje de la composición escrita em situación escolar. Madrid: CIDE/MECD, 2000.

2. DOCKRELL, Julie, MCSHANE, John. Crianças com dificuldades de aprendizagem: uma abordagem cognitiva. Porto Alegre: Artes Médicas, 2000.

3. ELLIS, Andrew W. Leitura, escrita e dislexia: uma análise cognitiva. Tradução de Dayse Batista. Porto Alegre: Artes Médicas, l995.

4. FONSECA, Vitor da. Introdução às dificuldades de aprendizagem.2ª edição revista e aumentada. Porto Alegre: Artes Médicas, 1995.

5. GARCÍA, Jesus Nicasio. Manual de dificuldades de aprendizagem. Porto Alegre: Artes Médicas, l998.

6. GATÉ, Jean-Pierre. Educar para o sentido da escrita. Tradução de Maria Elena Ortega Ortiz Assumpção. SP: EDUSC/COMPED/INEP, 2001.

7. GERBER, Adele. Problemas de aprendizagem relacionados à linguagem: sua natureza e tratamento. Tradução de Sandra Costa. Porto Alegre: Artes Médicas, 1996.

8. MASSINI-CAGLIARI, Gladis, CAGLIARI, Luis Carlos. Diante das letras: a escrita na alfabetização. Campinas, SP: Mercado de Letras/ALB/FAPESP, 1999.

9. PÉREZ, Francisco Carvaja, GARCIA, Joaquín Ramos. Ensinar ou aprender a ler e a escrever? Porto Alegre: Artes Médicas, 2001.

10. SERAFINI, Maria Teresa. Como escrever textos. Produção de Maria Augusta Bastos de Mattos. 4ª EDIÇÃO. SP: Globo, l99l.

11. TEBEROSKY, Ana. Psicopedagogia da linguagem escrita. Tradução de Beatriz Cardoso. 8ª edição. Campinas, SP: UNICAMP/Vozes, 1996

Vicente Martins es profesor de Educación Especial y Lingüística de la Universidade Estatal Vale do Acaraú (UVA), de Sobral, Ceará, en el Brasil.

Webliografía: http://www.espaciologopedico.com/articulos2.asp?Id_articulo=453